Inicio StartUps ¿Por qué sólo si es mejor acompañado?

¿Por qué sólo si es mejor acompañado?

100
COMPARTIR
Por qué sólo si es mejor acompañado, equipo

Una de las primeras decisiones difíciles al salir al ruedo (mercado) como emprendedor es inevitablemente el decidir si es mejor contar con un equipo, o por el contrario, si es mejor hacerlo solo. Y son muchas las posiciones al respecto, existiendo siempre personas 100% convencidas de cada posición. Sin ninguna duda creo que, si bien es cierto que existen complicaciones y situaciones sobre las que se debe tener cuidado, a la hora de emprender siempre es mejor contar con un equipo que nos respalde.

Algunos aspectos legales y sobre todo la distribución de las acciones de la naciente empresa siempre va a ser un dolor de cabeza a la hora de emprender con algun(os) socios. Existe el riesgo de no tener la misma visión sobre el negocio, la misma responsabilidad hacia el trabajo o dedicación, o el mismo compromiso; causas sin duda de innumerables dolores de cabeza y discusiones. Algunas veces llegan a ser detonantes para decidir no continuar con un proyecto o empresa. Estos son aspectos que pueden ser reconocidos por cualquiera de los emprendedores que han conformado equipo, y parecería ser el común denominador en todos los casos. Sin embargo, estos temas en mi opinión pueden manejarse de manera adecuada con unos buenos estatutos de constitución y pactos de socios, en donde se establezcan de manera concreta los puntos cruciales.

Por qué sólo si es mejor acompañado en equipo

Así como en este Blog, la mayoría de personas que hablan sobre emprendimiento mencionan que, emprender es una tarea que requiere desarrollar habilidades en casi cualquier tarea relacionada con la empresa; a la hora de iniciar, el emprendedor es desde el mensajero hasta el CEO, debe ser quien toma las decisiones y las ejecuta casi simultáneamente, hace fila en el banco y va a reuniones con quienes toman las decisiones de contratar o adquirir su producto. Y todo eso, puede ser mucho para una sola persona, quien seguramente no contará con recursos suficientes para contratar toda la ayuda que necesita. En este sentido siempre confío en que es mejor contar con alguien en quien el emprendedor pueda soportarse y dividirse las tareas según gustos, responsabilidad y habilidades. Un equipo interdisciplinario y división de las tareas seguramente permitirá que las cosas se hagan mejor y de manera más eficiente.

También es claro, que en la vida de un emprendedor cualquiera, el día está lleno de decisiones que deben tomarse de manera rápida y eficiente, decisiones que pueden cambiar el rumbo de algunas cosas e incluso del negocio en sí mismo; todos los días estamos en riesgo de tomar una mala decisión que perjudique nuestra empresa, y la mayoría de veces no tenemos la experiencia para contar con la seguridad de estar tomando la mejor decisión, pues esa la adquirimos con los años de experiencia. Es por eso que contar con alguien con quien consultar estas decisiones y obtener diferentes perspectivas puede salvarnos de muchos errores, pues dos puntos de vista, casi siempre puede ser mejores que uno solo. Claro está, que se recomienda tener roles claros en la empresa y tener manera de tomar decisiones; hacerlo por mayoría decisoria suele ser el mecanismo más utilizado. Debe sin duda tenerse cuidado con llegar a situaciones de ingobernabilidad o de imposibilidad de toma de decisiones de manera efectiva, lo cual también perjudica a la empresa.

Tendemos a creer que el éxito de una ´startup´ es un camino en línea recta de manera ascendente

Sin embargo no hay nada más alejado a la realidad. Por el contrario, hay días buenos, y hay días muy malos, hay picos de motivación desmesurada y momentos de frustración que nos impulsan a renunciar, existe una montaña rusa de emociones y picos de estrés que llegan a ser muchas veces problemáticos en nuestra vida personal. Todo esto en general es mejor sobre pasarlo con alguien que nos puede entender completamente y que se siente identificado con esos mismos sentimientos: un socio.

Por último, los riesgos que se asumen cuando decidimos emprender un proyecto son altos, pues asumimos cargas económicas, riesgos laborales en caso del fracaso, reputacionales, personales, y por qué no decirlo hasta de confianza en nosotros mismos. Es por esta razón que encuentro fundamental mitigar estos riesgos asumiendolos entre dos o más personas, y no asumirlos solos.

De esta manera, encuentro eficiente conformar un buen equipo, con buenos acuerdos de socios desde el principio que nos “protejan” de situaciones negativas posteriores, con maneras apropiadas para tomar decisiones eficientemente, con riesgos claramente distribuidos, y con conocimientos y habilidades diversas. Pero aun mas que todo eso, se debe conformar un equipo con similar nivel de compromiso, de trabajo y de actitud, de lo contrario resultará desastroso.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here